Páginas

Marketing digital hoy y el pequeño comercio

Pues veamos un pequeño anuncio de una gran multinacional y salgamos de dudas:


El marketing de hoy vende principalmente emociones 

Con este vídeo está perfectamente claro lo que es hoy el marketing. Lejos quedan ya los anuncios donde se ponía el énfasis en el precio del producto, en las facilidades de pago, en la exclusividad del producto... Nada de eso parece importar mucho en este vídeo que hemos visto ¿verdad?
Hoy en día se venden emociones y de eso, por suerte, todos tenemos. Precisamente por esto yo digo que hoy en día el marketing ha democratizado la publicidad y ha puesto al mismo nivel, con las mismas posibilidades de éxito en las ventas, a grandes multinacionales y a las pequeñas tiendas de barrio. Porque ya no compiten por precio, por producto, por financiación... compiten por emocionar a su público objetivo.
Y las redes sociales se encargan del resto, ya que abrir una cuenta en cualquier red social es completamente gratuito y, por tanto, al alcance de todo empresario por pequeño quesea. Siempre que el pequeño empresario quiera, claro está. 

Comercio local/tradicional y marketing digital de hoy


Pues con estas "armas" descritas nada mejor que una pequeña tienda de barrio para vender esos sentimientos, para vender emociones.
Una tienda o comercio tradicional puede mostrar sus productos mediante la atención especializada y personalizada a sus clientes. También nos puede emocionar mostrando al anciano fundador del negocio, contándonos su pequeña gran historia. Demostrando implicación con los vecinos y con el barrio, ayuda a la comunidad que la mantiene abierta año tras año... Y otras muchas sensaciones y emociones en las que no se muestra el producto, no se habla de precios de artículos, no se incita a comprar... 
Como hace Movistar en el anuncio, o hizo BMW muchos años antes con su campaña de ¿te gusta conducir?:



 Al potencial cliente no se le atosiga para que compre, se le emociona para que deseé comprar. 
Aquí no importa tanto el producto, sus beneficios o ventajas o, incluso, su precio. Por eso digo que los pequeños comercios tienen un gran potencial ahora. Porque no deben competir por precio, deben mostrar lo que hacen, lo que llevan toda la vida haciendo, de una forma que emocione y enamore a su público objetivo. Debe buscar la empatía, la simpatía de su público objetivo. Una vez conseguida su atención será el momento de mostrar el producto, el precio… pero con tu potencial cliente dispuesto o predispuesto a comprarte porque está “enamorado” de tu marca.

Social Media y comercio tradicional


Ahora el problema es convencer a ese pequeño comercio para que contrate a los profesionales que necesita para llegar a todo ese público. O que aprenda un poco de gestión de redes sociales antes de comenzar a publicar fotos sin ton ni son en sus redes sociales. Si eso le funciona se creerá todo un gurú del social media y rechazará toda ayuda que le puedan brindar las agencias y los profesionales del marketing digital. Y si no le funciona creerá que eso de facebook sólo sirve para cotillear y criticar la vida de los demás pero no para vender sus productos o mostrarlos al mundo.
El pequeño comercio se puede gastar 800€ en un anuncio en un periódico y se queda tan a gusto. Pero si una publicación en su recién creada página de facebook no le reporta ventas inmediatas se siente engañado por el social media o el community manager que le convenció para invertir en redes sociales.

Cómo ayudar al pequeño comercio


En este estado de cosas yo estoy en el punto medio. Mi "misión" en esta vida es realizar talleres de formación a los comerciantes para que sean ellos mismos los que introduzcan sus tiendas en el mundo de las redes sociales.
El comerciante es quien mejor conoce a su público objetivo; es el que mejor sabe vender su producto; es el que está en su tienda y tiene acceso a todos los productos y todos los datos susceptibles de publicar en redes sociales. Es el que mejor puede planificar su calendario de publicaciones, realizar fotografías y vídeos…
Lo que enseño es a utilizar las herramientas en el momento en que deben ser utilizadas. Yo indico cuándo deben publicarse las cosas para intentar conseguir un mayor impacto.  Enseño a realizar una difusión de contenidos con la ayuda de los dueños, los empleados, los familiares y los amigos.
Realizar un buen trabajo en social media requiere de muchas horas de estudio, investigación y planificación. Aquí realmente sí que da lo mismo ser una multinacional o una tienda de barrio. Las horas de trabajo no te las quita nadie.
Pero a un pequeño comercio no le puedes cobrar 800€, 1.000€ ó 1.200€ al mes con una estrategia a medio o largo plazo para que su marca comience a llamar la atención en redes sociales y ese interés se transforme en clientes, ventas y beneficios.
Enseñándoles los rudimentos de la gestión de redes sociales sabrán el trabajo que supone gestionar correctamente un perfil profesional, una página de empresa. Conocerán de primera mano el potencial de visibilidad que les puede reportar las nuevas herramientas de marketing digital. Se implicarán en la creación de contenido de calidad para todos esos perfiles... Todo lo que supone un trabajo de gestión de redes sociales.
Sólo cuando sepan podrán valorar el trabajo. Una vez que valoren ese trabajo, podrán valorar a los community manager. Una vez que valoren a los community manager podrán pagar lo que realmente vale ese trabajo
¿No?

trabajar con lo que tienes para conseguir lo que necesitas



Mis artículos más leidos